viernes, 1 de enero de 2010

gigante natural

Pocas personas nos permiten conocerlas tan a fondo, que nos sentimos capaces de escribirles un poema, son pocas, contadas, y yo tengo la fortuna de tener una que sé que si pudiera, me escribiría un poema, por eso, le escribí este a mi gigante amiga Hazel:



¿Cuánto tardaran los robles en convertirse en gigantes
lo que tarden es sólo tiempo, son lunas, es mar?
Dime si tienes la respuesta y explícame entonces qué es la edad…

¿No es acaso la hendidura por la que penetra el viento
golpeándote en el rostro para que puedas sentir a varios tiempos
las huellas sabrosas, las notas y el compás envuelto en sonrisas y perlas de sal?
las mariposas jugando por tu cuerpo, rondándote sin miedos
con dulces caricias y pájaros de cristal,
que aunque revienten y caigan contra tu tronco
bien sabes, que has sabido disfrutar;
Porque has vivido a tu modo
y te has despertado en verano a tus frutos, con tu luna y con tu sol,
porque simplemente quisiste
o porque a tu libre antojo escogiste un: no

¿Dime si el pajarillo que anida tus hombros-ramas
no conoce el pasaje secreto a tu corazón ?
¿No te ha retribuido la luz de sus ojos cada segundo de limitación?
Recordándote el remedio dulce contra la muerte
porque al derramar tu sabia cuando estuviste partida en dos
te devolvió tu aurora, tu aliento, tu alma,
y has acuñado sabiduría en cada hora gastada.

Respóndeme, anda, dime si a pesar de las plagas,
permanecerás en la espera de la grandiosa gigante que renacerá

1 comentarios:

Krlos Reyna dijo...

Está precioso el poema, muy lindo... muak

Bueno en mi caso es diferente, no me hace mucha falta conocer taaan a fondo a una persona, o es que la verdad como soy transparente son transparentes conmigo y me inspiran poesía? =) Ni idea pero si he escrito a recién conocidas, basta ser un poco dulce, o que me agarren en las puertas de la inspiración

Besotes corazón de tiza :)

Publicar un comentario

yo también quiero leerte!