miércoles, 24 de marzo de 2010

otra vez

Siento que estoy atorada en mi cuento favorito, y normalmente me atoro en los sueños, por ejemplo, casi siempre sueño que me quedo atorada en una parte alta y no puedo bajar... y la única forma que encuentro es lanzándome al suelo, pero siempre pienso en el sueño "ya estuve aquí antes, y cómo demonios volvi a subirme" a menudo hay mucha gente a mi alrededor y todos me observan pero nadie puede bajarme de donde estoy, generalmente me tambaleo arriba, pero ya me es muy normal, no siento miedo, sé que podré bajar y a veces, cuando me lanzo al suelo es el momento exacto en el que despierto.... pero en este cuento, por más que quiero despertar, jamás puedo despertarme, y a menudo me repito, aquí no puedo lanzarme al precipico, aquí no es como en mi sueño, este cuento es distinto y estos ojos de perro azul, no son los mios.

lunes, 22 de marzo de 2010

Pinche amor


De vez en cuando veía al tiempo acumularse en el closet y por supuesto, de vez en cuando al verme al espejo la maldad que podía provocar al arquear las cejas me daba seguridad, sabía perfectamente que mis exigencias eran las que me impedían conocer ese sentimiento que tantos han exaltado, y pese a que jamás amé, siempre quise mucho, normalmente me dejaba llevar por sentimentalismos, pero rara vez, rarísima, me permitía “ir más allá” podía “escribir los versos más tristes del mundo” como Neruda, pero sabía muy en el fondo que eso iba a pasar, a lo máximo un mes y se acabó… volvía a entusiasmarme con otro sentimiento, tenía una forma calculadora de ver al amor, de buscarme pequeñas cicatrices que me provocaran alguna explosión, que me sensibilizaran para poder crear, pintar, escribir, dibujar, etc.… y cuando me cansaba o me sentía seca, buscaba otra sensación.   Pero esta vez fue distinto, jamás pensé que me iba a enamorar de él, era de quien menos lo esperaba, en el modo que jamás se me habría ocurrido, y por más altos que fueran mis estándares, siempre los derrumbaba, no porque dejaran de importarme, sino porque los supera sin duda alguna… es que es el hombre más inteligente que conozco, con quien puedo hablar de absolutamente cualquier cosa y con quien jamás me aburro, sabe tanto de lo que no sé y me cautiva cuando me cuenta todo aquello que mis ojos no han visto, que no he leído  y que no he vivido, del mismo modo que puedo contarle sobre aquellas pocas cosas que sé, que me gustan, que valoro y que vivo , y él siempre está atento, con sus ojos grandes, más grandes que los míos, y me escucha con tal entusiasmo que yo no me quiero callar… me quiero tragar el mundo a su lado… me encanta pensar en todo aquello que estamos descubriendo juntos y que vamos a descubrir… mi espíritu aventurero es perfecto para el suyo…  Me fascina la forma en la que me mira, me hace sentir cómoda con quien soy, con la forma de mi cuerpo y con cada tono distinto de cabello…  Me matan sus ojos, su boca, sus cejas, su nariz, su cabello, su pecho, su espalda, sus piernas, todo…  todo de él me gusta….  Me gusta incluso cuando se levanta o cuando habla dormido, me encantan las miles de cosas sobre las que podemos reírnos  y a veces me divierte más cuando no entiendo su sentido del humor y él se esfuerza en explicármelo todo…  me encanta su sensibilidad y su dulzura, pero también su fuerza, es como si un huracán me acariciara con su desesperación, con sus celos, con su ímpetu… Me encanta cuando hablamos del futuro y entiende cada parte de mí y me apoya, me gusta saber que todo aquello que los demás critican de mí, es lo que él más ama de quien soy… Nos comunicamos con miradas, sin palabras, y él puede perfectamente saber lo que quiero con sólo mirarme, es magia…  la verdad, él  es maravilloso y por eso; pinche amor… no es como lo pintan, no es como todo lo que he leído en libros, artículos, ensayos  y en todas las películas que he visto… no se compara, y justamente ahora me doy cuenta de que me he llenado de mierda la cabeza, que no tenía ni la menor idea de lo que me salvaba al jamás enamorarme, pero que ya no hay vuelta atrás… porque siento la más terrible de las desesperaciones cuando no estoy con él , cuando no sé dónde está o que está haciendo, porque empiezo a experimentar los celos, la rabia, el coraje, porque me vuelve más caprichosa que de costumbre, porque todo me aburre y nada me entusiasma lo suficiente, porque me siento una pendeja cada vez que no puedo tocarlo, porque sólo escuchar su voz o ver un puto mensaje suyo en mi celular me  provoca una sonrisa de estúpida, una sonrisa de esas te ruborizan, porque los ojos me brillan cuando escucho su nombre,  porque  ya no coqueteo con nadie, porque lo espero como maldita cavernícola, porque no quiero hacer nada, porque prefiero estar dormida para soñar con él, porque soy una montaña rusa de emociones y sensaciones mezcladas, porque pierdo el tiempo como una idiota mientras no estoy con él y nada valoro tanto como todo lo que él hace, porque paso de la ansiedad a la híper-ansiedad y soy capaz de comérmelo todo en 20 minutos y de no comer por días enteros, porque no me siento cómoda en ningún lugar y no existe otra parte y otro lugar donde quiera estar que no sea con él, porque soy una madeja de incertidumbres y lo único que sé de un tiempo para acá es que no quiero estar con otra persona que no sea él, porque no puedo concentrarme con nada, porque no rindo, no funciono, no carburo y soy un zombi… porque esto es no es como yo pensaba que era, pero es mejor  y peor al mismo tiempo, y así, no puedo decir otra cosa que; pinche amor… ya me llegaste…. Y que –ME RINDO- 



jueves, 18 de marzo de 2010

callada

y así... una madrugada cualquiera, se despertó para decirle -Te amo, como jamás pensé que podía amar... con una fuerza que me quema por dentro y que me impide pensar... y !aaah de qué forma me entristece el no poder razonar lo que me sucede contigo!- y anda por ahí, meditabunda, callada, !callada! con lo dificil que es tener a esa mujer con la boca cerrada, quizá por eso sea que se busca y no se encuentra.

miércoles, 17 de marzo de 2010

yo y yo

Es como si de pronto... Yo, que siempre he sido yo, esta loca absurda... no fuera yo, y fuese otra mujer, una preocupada por el futuro, una ansiosa, una aburrida, descompuesta, una que no tiene mucho que hacer y que no encuentra paz en lo que solía encontrarla... es como si mutara, para mal.. y de pronto me diese cuenta de lo caprichosa que he sido toda mi vida... que muy pocas cosas que empiezo, termino, que me distraigo facilmente y que es fácil perder toda mi atención, que demasiadas cosas me intrigan, pero por muy poco tiempo, que pierdo el interés como quien parpadea al mirar y que requiere mucho esfuerzo mantenerme cautiva... es como si de pronto entendiera muchas cosas.. y una lluvia fuerte y fría se derramara sobre mi cuarto mientras sólo veo ésta vida pasar... es como si Yo, no fuera Yo, fuera otra que nunca he sido... y de pronto quedara tendida sobre el piso... oyendo ésta vida sonar... es como si me viera niña-grande,  enjaulada, con los "noes" apuntándole la espalda... es como si por fin fuera a reventar y a salirme del cascarón, es como si rompieran mi burbuja, es como si de pronto yo, que siempre he sido YO, tan sonriente, sólo cupiera en una lágrima gigante... es como si tuviera que tomar decisiones importantes, y no fuera capaz de ver del otro lado del espejo... es como si Yo no fuera Yo, y otra Yo, escribiera desde afuera de mi... revelándome lo extraña que me siento... lo incómoda, lo inadecuada... Es como si esa otra YO, le dijera  a esta, "recuerdas lo feliz que fuimos" sí,  cuando no existía el sueño ni el descanso, cuando no parabamos, fui feliz, y esta, esta loca, distinta, apagada... no soy yo.... por favor si alguien sabe dónde estoy,  acuda a mi ayuda, me busco.

martes, 16 de marzo de 2010

espera

Mientras te esperaba abrí una caja llena de letras, de las letras que tanto me gustan, con las que me gusta jugar por los rincones de mi casa, de las que lanzo al cielo sólo para ver cómo caen y qué palabras forman mientras se golpean contra el suelo... Mientras te esperaba saqué  la tinta de colores, esa que parece mágica cuando la agito, cuando la acerco a mi pecho y poco a poco derramo sobre la  superficie de esa pared que llaman tiempo, en la que siempre escribo... Mientras te esperaba solté las riendas de este vaho y lo dejé salir a decorar ventanas, vitrales, pantallas, vasos...  para poder escribir también sobre ellos con mis letras juguetonas parabrisas... Mientras te esperaba mojé mis dedos con la savia de mis besos, para escribir sobre la arena apelmazada de éste marzo...

Pero tú no volvías... y  aquella "dama mariposa" me cantaba su historia... y mientras te esperaba, empalidecían mis colores  y mis palabras se acababan y la caja de letras se vaciaba y la magia palpitaba lento, oscuro... y yo lloroba, ¡lloraba tanto! que fue así como descubrí que también se puede escribir con llanto.

sábado, 13 de marzo de 2010

no puedo

Quisiera poder escribir... pero no puedo... tengo una sensación atorada en la garganta que me recorre cada coyuntura paralizando poco a poco mis dedos, y sin dedos, no se puede escribir... esa parálisis me sube al corazón y sé que hoy más que nunca la arena de este desierto se me filtra por los ojos impidiéndome ver, es que esta arena está poblada de espinas, sí, de las que le pertenecían a los saguaros debiles y ahora andan por allí convertidos en fantasmas, rondando corazones, mentes y conciencias, produciendo ardores, ardor profundo y recio, coraje y rabia por estar en esta ciudad-puta que encarcela, y es que así atrapada y sometida yo no puedo pensar,yo no puedo crear, no puedo escribir, no puedo, no puedo...

viernes, 5 de marzo de 2010

quiero ser


Quiero ser música, poseer cada vibración, adueñarme del sentido de cada silencio y fluir en cada sonido, en cada fibra de mi ser, ahora musical, despertar para dormir, cantar y callar, reír y llorar al mismo tiempo, destrozar, desgarrar y acariciar... Quiero ser una melodía triste, melancólica, capaz de producir dolor y rabia, y a la misma vez surgir  como tormenta de quietud, empapándolo todo de una calma serena y limpia, y así desbordarme sobre un tímpano, o dos, o tres, o los que sean...

Comunicarme sin palabras, con los ojos abiertos o cerrados, da lo mismo, ¿qué me importaría que no me entendieran si yo fuera música? sí; bella, intocable, invisible, etérea, estimulándolo todo a mi paso, ¡estruendosa! con notas altas, ¡altísimas!, ¡qué me importaría mi estatura si yo fuera música!... Sí, una melodía entre los dedos de un pianista,  una pieza nocturna que aparece a la luz de la luna y bajo las estrellas de un cielo profundamente oscuro.

Y no quiero terminar por allí en algún pentagrama, no, yo no cabría, enjaulada entre eso que llaman do, re, mi, entre líneas y corcheas ¡No! quiero ser libre, única, nacer una sola vez y después desvanecerme, existir, para después perderme entre las incontables melodías que surgen sin que nadie se dé cuenta.

:O

Ya descubrí porqué ya no escribo como antes... porque no intento evadir la tarea o las responsabilidades académicas... qué porquería!!!