jueves, 18 de marzo de 2010

callada

y así... una madrugada cualquiera, se despertó para decirle -Te amo, como jamás pensé que podía amar... con una fuerza que me quema por dentro y que me impide pensar... y !aaah de qué forma me entristece el no poder razonar lo que me sucede contigo!- y anda por ahí, meditabunda, callada, !callada! con lo dificil que es tener a esa mujer con la boca cerrada, quizá por eso sea que se busca y no se encuentra.

0 comentarios:

Publicar un comentario

yo también quiero leerte!