lunes, 22 de marzo de 2010

Pinche amor


De vez en cuando veía al tiempo acumularse en el closet y por supuesto, de vez en cuando al verme al espejo la maldad que podía provocar al arquear las cejas me daba seguridad, sabía perfectamente que mis exigencias eran las que me impedían conocer ese sentimiento que tantos han exaltado, y pese a que jamás amé, siempre quise mucho, normalmente me dejaba llevar por sentimentalismos, pero rara vez, rarísima, me permitía “ir más allá” podía “escribir los versos más tristes del mundo” como Neruda, pero sabía muy en el fondo que eso iba a pasar, a lo máximo un mes y se acabó… volvía a entusiasmarme con otro sentimiento, tenía una forma calculadora de ver al amor, de buscarme pequeñas cicatrices que me provocaran alguna explosión, que me sensibilizaran para poder crear, pintar, escribir, dibujar, etc.… y cuando me cansaba o me sentía seca, buscaba otra sensación.   Pero esta vez fue distinto, jamás pensé que me iba a enamorar de él, era de quien menos lo esperaba, en el modo que jamás se me habría ocurrido, y por más altos que fueran mis estándares, siempre los derrumbaba, no porque dejaran de importarme, sino porque los supera sin duda alguna… es que es el hombre más inteligente que conozco, con quien puedo hablar de absolutamente cualquier cosa y con quien jamás me aburro, sabe tanto de lo que no sé y me cautiva cuando me cuenta todo aquello que mis ojos no han visto, que no he leído  y que no he vivido, del mismo modo que puedo contarle sobre aquellas pocas cosas que sé, que me gustan, que valoro y que vivo , y él siempre está atento, con sus ojos grandes, más grandes que los míos, y me escucha con tal entusiasmo que yo no me quiero callar… me quiero tragar el mundo a su lado… me encanta pensar en todo aquello que estamos descubriendo juntos y que vamos a descubrir… mi espíritu aventurero es perfecto para el suyo…  Me fascina la forma en la que me mira, me hace sentir cómoda con quien soy, con la forma de mi cuerpo y con cada tono distinto de cabello…  Me matan sus ojos, su boca, sus cejas, su nariz, su cabello, su pecho, su espalda, sus piernas, todo…  todo de él me gusta….  Me gusta incluso cuando se levanta o cuando habla dormido, me encantan las miles de cosas sobre las que podemos reírnos  y a veces me divierte más cuando no entiendo su sentido del humor y él se esfuerza en explicármelo todo…  me encanta su sensibilidad y su dulzura, pero también su fuerza, es como si un huracán me acariciara con su desesperación, con sus celos, con su ímpetu… Me encanta cuando hablamos del futuro y entiende cada parte de mí y me apoya, me gusta saber que todo aquello que los demás critican de mí, es lo que él más ama de quien soy… Nos comunicamos con miradas, sin palabras, y él puede perfectamente saber lo que quiero con sólo mirarme, es magia…  la verdad, él  es maravilloso y por eso; pinche amor… no es como lo pintan, no es como todo lo que he leído en libros, artículos, ensayos  y en todas las películas que he visto… no se compara, y justamente ahora me doy cuenta de que me he llenado de mierda la cabeza, que no tenía ni la menor idea de lo que me salvaba al jamás enamorarme, pero que ya no hay vuelta atrás… porque siento la más terrible de las desesperaciones cuando no estoy con él , cuando no sé dónde está o que está haciendo, porque empiezo a experimentar los celos, la rabia, el coraje, porque me vuelve más caprichosa que de costumbre, porque todo me aburre y nada me entusiasma lo suficiente, porque me siento una pendeja cada vez que no puedo tocarlo, porque sólo escuchar su voz o ver un puto mensaje suyo en mi celular me  provoca una sonrisa de estúpida, una sonrisa de esas te ruborizan, porque los ojos me brillan cuando escucho su nombre,  porque  ya no coqueteo con nadie, porque lo espero como maldita cavernícola, porque no quiero hacer nada, porque prefiero estar dormida para soñar con él, porque soy una montaña rusa de emociones y sensaciones mezcladas, porque pierdo el tiempo como una idiota mientras no estoy con él y nada valoro tanto como todo lo que él hace, porque paso de la ansiedad a la híper-ansiedad y soy capaz de comérmelo todo en 20 minutos y de no comer por días enteros, porque no me siento cómoda en ningún lugar y no existe otra parte y otro lugar donde quiera estar que no sea con él, porque soy una madeja de incertidumbres y lo único que sé de un tiempo para acá es que no quiero estar con otra persona que no sea él, porque no puedo concentrarme con nada, porque no rindo, no funciono, no carburo y soy un zombi… porque esto es no es como yo pensaba que era, pero es mejor  y peor al mismo tiempo, y así, no puedo decir otra cosa que; pinche amor… ya me llegaste…. Y que –ME RINDO- 



4 comentarios:

Eduardo Robles Pacheco dijo...

Vaya, fascinante descripción, violenta y directa... Tal vez.

Anónimo dijo...

un vortice di emozioni

Anónimo dijo...

Intensa descripcion, si lo siento alguna vez, te dire si coincide con ella. TE quiero nenita!

Angelica

Anónimo dijo...

Eso se llama estar enamorada !!! y lo mejor es que va creciendo ese sentimiento dia a dia !! :) :)
AK

Publicar un comentario

yo también quiero leerte!